Nuestro objetivo es crear un lugar de trabajo en el que todos nuestros empleados estén orgullosos de pertenecer

Actualmente, el equipo humano de Quimialmel Grupo está formado por 211 profesionales que representan la imagen y los principios corporativos de un grupo en constante crecimiento.

La capacidad, experiencia, entusiasmo y dedicación profesional de nuestra plantilla humana describen nuestra forma de trabajar, en búsqueda de la perpetuación del Principio de Calidad Total reflejada en nuestra declaración de Responsabilidad Social Corporativa.

Gracias a ello, Quimialmel ha adquirido un compromiso sólido y estable con sus empleados, manteniendo activos varios instrumentos de gestión que pretenden elevar la motivación de su plantilla a través de la formación y la conciliación de la vida laboral y familiar, cuyo principal objetivo es crear un lugar de trabajo en el que todos sus integrantes estén orgullosos de pertenecer.

Formación

Para nuestra empresa, el capital humano es su principal activo, por lo que la formación de sus empleados es un valor prioritario para continuar siendo una empresa competitiva en el mercado actual.

La apuesta de Quimialmel por el desarrollo de una formación continua se ha ajustado a las necesidades docentes que demandaba su equipo de trabajo, a través de un Plan de Formación completo cuya finalidad es lograr una visión global e integradora para así alcanzar con eficacia los objetivos estratégicos de cada departamento y, en consecuencia, del grupo, cubriendo las necesidades de los trabajadores y mejorando así sus aspiraciones profesionales.

Conciliación laboral y familiar

Por otro lado, Quimialmel Grupo lleva desarrollando desde hace seis años un proyecto basado en la conciliación de la vida laboral, familiar y personal a través de la implantación de la jornada continua para equipararse con el resto de países europeos.

Esta nueva concepción y organización del trabajo ha permitido aumentar el bienestar de nuestra plantilla humana, así como su rendimiento y su aportación a la productividad ya que los trabajadores tienen cubiertas sus necesidades familiares y personales.

Cabe destacar que la conciliación de la vida laboral y familiar también ha permitido establecer horarios más flexibles a los trabajadores, sobre todo mujeres, que se han podido acoger a la reducción de jornada por cuidado de familiares o que han solicitado permisos especiales para atender asuntos personales y puntuales.

En este sentido, Quimialmel Grupo ha sabido escuchar y ver las necesidades reales de su equipo humano para tratar de satisfacerlas y así establecer un lazo de corresponsabilidad social que ayude a integrar la vida de su principal activo, su plantilla y su calidad humana.